Sabemos que cuando una persona se siente infeliz o frustrada suele ser porque gestiona estos tres pensamientos:

  • He perdido
  • No tengo
  • Nunca

 

Porque cree que ha perdido algo, porque cree que no tiene algo o que le falta algo o porque cree que nunca tendrá algo que quiere.

 

¿Qué a perdido? Tiempo, oportunidades, dinero…

¿Qué no tengo? Algo material, la casa que quiero, la persona que quiero…

¿Nunca? Nunca tendré esto, nunca tendré el cuerpo que quiero, nunca tendré la posición social que deseo…

 

Pasar del sufrimiento a la felicidad es una tarea complicada, pero tenemos un punto intermedio que nos catapulta a la felicidad: el agradecimiento.

Resumiendo, sabemos que somos infelices cuando no se ha cumplido alguna de nuestras expectativas, por lo tanto, busca algo en tu vida por lo que estés agradecido y verás como inunda el resto de tu vida con un sentimiento de felicidad.

¡Ah! Y antes de irte a dormir, escribe en una libreta cinco cosas positivas que te hayan pasado este día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

limpiar formularioPublicar comentario