Los estudios más recientes nos demuestran que el café tiene una gran cantidad de compuestos dentro de su composición, entre ellos la cafeína, el ácido clorogénico y tantos otros.

También sabemos que el café durante los procesos de dieta tiene el efecto de reducir el apetito y de estimular el metabolismo si lo tomamos con moderación. Se hizo un estudio con boxeadores dónde el consumo de un café en ayunas sin azúcar ni leche, diez minutos antes de hacer deporte aumentaba la velocidad de explosión, el rendimiento durante el ejercicio y reducía el apetito.

Lo último que quiero indicarte es que compuestos como el ácido clorogénico pueden ayudar eficazmente a quemar grasa. Así que sí, el café ayuda a no tener apetito.

¡Y… una curiosidad! El café descafeinado tiene el mismo efecto para quitar el apetito.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

limpiar formularioPublicar comentario