Los frutos secos son una comida muy calórica y durante muchos años ha tenido un mal nombre por este motivo. Los estudios más recientes demuestran que a diferencia de lo que se pensaba antes, los frutos secos pueden ponerse dentro de las dietas para perder peso. Y no sólo no engordan, sino que ayudan a bajar peso mientras se controla el resto de alimentos.

Cada vez más encontramos culturistas y otros deportistas consumiendo frutos secos junto con las proteínas para mejorar el metabolismo. Los frutos secos son alimentos difíciles de digerir y deben masticarse bien. De aquí la creación de mantequillas para hacerlos más digestivos.

Un punto importante es recordar que los cacahuetes son una legumbre y no un fruto seco y no son nada aconsejados para bajar de peso.

Otro punto es que un puñado es lo que cabe en una mano cerrada.

Desde Salud Integrativa te recomendamos dos o tres puñados de frutos secos junto a fruta para bajar de peso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

limpiar formularioPublicar comentario