¿Qué es el enema de café?

Los enemas son una forma antigua de hidroterapia. Han sido usados durante miles de años para limpiar mecánicamente el colon. Tenemos constancia de ello en viejos escritos, como “los pergaminos médicos del Mar Muerto”, que explican sobre el interesante uso de los enemas. Los enemas y las irrigaciones del colon eran usadas rutinariamente en hospitales.

Los enemas de café eran mencionados en viejas ediciones del “manual Merck de Medicina”. Luego fueron popularizadas por el Dr. Marx Gerson, autor de “Cancerterápia” (tratamiento de cincuenta casos clínicos). Dr. Gerson fue un pionero en la terapia nutricional para pacientes con cáncer y otras enfermedades con excelentes resultados hasta el día de hoy. Su terapia combinaba enemas de café con una dieta especial, zumos de frutas y otros suplementos. Los enemas son una parte integral de la terapia.

 ¿Por qué debo hacerlo?

Eso es lo que yo pregunté a mi médico cuando me sugirió hacer enemas de café, aunque cuando superé mi rechazo inicial, rápidamente noté los beneficios de los enemas de café. Los hice diariamente durante más de tres años y me di cuenta de las ventajas para mi salud y la de tantos otros. He recomendado enemas de café durante más de siete años a cientos de pacientes. Muchos me han dicho lo maravillosos que son. Muchos han comentado que los enemas de café han salvado sus vidas. Desde luego son enormemente eficaces para diversos tipos de dolencias. Además el método es barato y se puede realizar en casa sin ningún equipamiento especial.

Beneficios

El mayor beneficio de los enemas de café, según el Dr. Gerson las pruebas contrastadas, es aumentar la eliminación de toxinas por el hígado. Desde luego, los estudios endoscópicos confirman que el enema de café incrementa la excreción de bilis. Para poner a prueba esta idea, en un estudio introdujeron  un endoscopio (un tubo delgado de goma con una cámara) que monitorizó el aumento de bilis por los conductos hepáticos. Pocos minutos después de la administración del enema el flujo de bilis se incrementaba.

El incremento de la secreción de bilis también alcaliniza el intestino delgado y mejora la digestión. El café también actúa como un astringente en el intestino grueso ayudando a limpiar las paredes del colon. Un aspecto muy importante de la salud es la producción y excreción de las toxinas en el intestino grueso. Si la comida no ha sido digerida correctamente, los azúcares y las proteínas fermentan y se pudren. Los dos procesos generan substancias tóxicas las cuales luego son absorbidas y llevadas al hígado, provocando así un gran número de afecciones como cansancio, dolor articular, insomnio, gases, ganancia de peso ( o fluctuaciones de peso constante debido a la falta de drenaje del hígado ) y cientos de otras. El enema de café mejora la digestión incrementando el flujo de bilis y eliminando toxinas del intestino grueso para que así no sean absorbidas, mejorando el drenaje del hígado y eliminando el exceso de líquido.

Muchas personas con problemas de salud sufren de malas digestiones y un exceso de toxina en los intestinos. Los enemas de café son particularmente útiles en personas con metabolismos lentos. Su hígado está generalmente más congestionado y sus digestiones son más lentas.

Las personas con un metabolismo rápido suelen tener más problemas reteniendo el enema durante largo tiempo. Estas personas tienen que hacer un esfuerzo masajeando la barriga y respirando abdominalmente para mantener el enema unos 12 – 15 minutos.

El procedimiento descrito más abajo es más bien un implante de café en el colon que un enema de café, por qué implica tan sólo dos o tres tazas de agua- café. Usando más cantidad de agua-café hace que el enema sea más difícil de retener por algunas personas y realmente no es necesario en la mayoría de casos. Si lo deseas, de todos modos, se puede usar un litro y medio de agua-café para que ésta irrigue todo el colon y será más eficaz para eliminar restos y residuos del propio colon y mejorar también la digestión (quizás esta manera es mas eficaz las primeras semanas). Si alguien sospecha la existencia de restos y tóxicos en el colon (mala digestión, heces sueltas, mucha flatulencia o un severo estreñimiento), los enemas de un litro y medio son mejores al menos al inicio.

Duración y frecuencia

Normalmente sugiero un enema al día para mejorar la detoxificación y mejorar el hígado. Dos enemas al día pueden realizarse durante reacciones curativas o enfermedades graves (el Dr Gerson recomienda 4 al día en su protocolo). Para aquellos que tengan enfermedades graves, varios enemas al día y durante varios meses pueden ser necesarios.

Para tener un resultado óptimo, un programa de enemas de café debería ser llevado a cabo durante al menos un mes, alargándose generalmente durante uno o dos meses más con la frecuencia de uno o dos por semana. No debería ser necesarios durante más de dos o cinco años, aunque muchas personas han continuado realizándolos durante muchos años sin ningún problema. El mejor momento para realizar un enema de café es después de ir de vientre.

Se puede tener un ligero estado de excitación debido a la inoculación de cafeína, aun que esto no sucede si llevamos a cavo el procedimiento correctamente y NO tiene el mismo efecto que beber café, lo cual no recomiendo. Los enemas de café realizados por la noche pueden interferir levemente con el sueño en personas sensible. Si se realizan correctamente, los implantes de café NO crean adicción, estreñimiento u otros problemas digestivo-rectales.

Durante diez años de práctica clínica, no he visto problemas relacionados con los enemas de café que han sido realizados correctamente, siguiendo las instrucciones que a continuación se exponen. La excepción es si existen hemorroides severas, fisuras rectales severas u otros problemas rectales. En estos casos necesitamos extremada precaución insertando la cánula y al retenerlo.

– Se debe comprar una LAVATIVA PARA COLGAR en la farmacia, (con un precio aproximado entre diez y quince euros). – CAFÉ MOLIDO NATURAL de ORIGEN ECOLÓGICO, aun que se pueden hacer con  café normal, pero el ecológico le rinde mas propiedades. (Puedes comprar cualquier marca mientras no sea descafeinado).

– Usaremos de entre 1 y 3 cucharadas soperas de café (en función de la tolerancia). Una vez el café está hecho lo dejaremos enfriar o bien con el uso de cubitos de hielo o aplicando agua hasta llegar a la dosis deseada: La cantidad que debemos usar por aplicación es unas dos tazas de café, aún que podemos usar mas. Tenemos varias formas de hacerlo.

la primera: colocamos en una olla 300 ml (o mas si haremos mas enemas ese día) y pondremos dentro 2-3 cucharadas de café. Una vez llegue a ebullición bajaremos el fuego y lo dejaremos hirviendo a fuego lento durante 10 o 15 minutos. Luego a pagamos y lo dejamos enfriar. (Contando que se habrán evaporado 50 ml, quedaran unos 250 ml .) Podemos hacerlo el día antes y de esta manera queda enfriándose toda la noche. Lo filtramos y esta listo. ESTA ES MI PREFERIDA.

La segunda manera: con cualquier cafetera sea eléctrica o del fuego de cocinar… poniendo 2-3 cucharadas y una vez hecho dejar que se enfríe y listo.

– Colocaremos la lavativa colgada en un sitio alto (como la barra de la ducha o el mango de una puerta MAS O MANOS DEBE COLGAR 2-3 PALMOS ENCIMA DEL CUERPO). Nos estiramos de lado y sobre el lado derecho. Aplicamos una pequeña dosis de vaselina en la cánula rectal. Antes de aplicar la cánula rectal, abriremos el grifo y dejaremos salir los restos de aire que se hayan acumulado. Una vez el café fluya libremente, cerraremos el paso del grifo he introduciremos la cánula rectalmente. Una vez introducida la cánula y estirados sobre el lado izquierdo, abriremos el grifo dando paso al café. Suele tardar entre uno y cinco minutos en introducirse el total de la bolsa. Una vez introducido, cerraremos el grifo y extraeremos la cánula.

El enema debe retenerse entre diez y quince minutos, siendo lo óptimo quince minutos (menos tiempo no es tan efectivo). Una vez extraída la cánula podemos posicionarnos boca-arriba con las piernas dobladas y colocando una toalla plegada en la parte baja de la espalda, Estando así un pelín inclinados y mejorando la irrigación de todo el colon. Si se desea se puede permanecer estirado sobre el lado derecho, o incluso, estar sobre el lado izquierdo cinco minutos, luego sobre el derecho cinco más y los últimos cinco minutos boca-arriba.

Durante este tiempo en el que se retiene el enema uno puede leer o simplemente relajarse. Inicialmente uno puede tener necesidades imperiosas de evacuar, en ese caso podemos hacer suaves masajes en la barriga y el bajo vientre y respirar e hinchar el abdomen, hasta que disminuyan las ganas. Si esto sucede con mucha frecuencia hemos de asegurarnos que los enemas no están ni muy fríos ni muy calientes, porque esto disminuye la capacidad de retener el enema dentro.

Pasados los 15 a 30 minutos (20 parece un tiempo razonable y mas eficaz), podremos sentarnos en el baño y eliminar la parte del enema que no ha sido absorbida. Dependiendo de la persona se eliminará más o menos cantidad, pudiendo, durante los próximos veinte minutos ir eliminando en distintas evacuaciones. Se recomienda beber como mínimo medio litro de agua quince minutos antes del enema, para así tener una mayor eliminación. Si después del enema hay una eliminación muy pobre o nula, es debido a que la persona estaba muy deshidratada y ha absorbido la mayor cantidad.

Si una parte del líquido queda dentro o queda una sensación de malestar gástrico, no debemos preocuparnos, debido a que es una sensación pasajera y mejorará. Si no hemos podido defecar antes del enema, podemos utilizar supositorios de glicerina justo antes de la aplicación del enema para de ésta manera evitar esperar otro momento del día y hacerlo en la hora más idónea para nosotros, siendo la más recomendable en ayunas quince minutos después de haber ingerido medio litro de agua, aunque cualquier hora del día es posible. En caso de que en las primeras aplicaciones los nervios o la torpeza generen una situación incómoda no hemos de preocuparnos, la práctica hace la perfección y en muy pocas sesiones nos daremos cuentas que los enemas son algo sencillo, práctico y fácil de hacer.

ANEXO :

Es MUY RECOMENDABLE efectuar de una a dos SAUNAS SECAS por semana. La sauna es uno de los métodos mas eficaces para le eliminación de substancias toxicas, metales pesados y excesos de líquidos del cuerpo. La sauna es ideal a cualquier hora del día, aun que si se acaba de practicar un ejercicio intenso, o se acaba de comer, se recomienda descansar previamente de 10 a 15 minutos. La sauna debe de realizarse por un tiempo de 15 – 20 minutos, pudiéndose alargar hasta 40 si el estado de salud lo permite. No olviden abandonar la sauna si uno se encuentra mareado, con un ritmo cardíaco muy acelerado o agotado.