Yo tenía una profesora que nos decía que así como funciona el intestino, también funciona la tiroides. El intestino es un reflejo eficaz de nuestro metabolismo: una persona con un metabolismo rápido va muchas veces al baño y una persona con un metabolismo lento va pocas veces al baño.

En el caso de mujeres frioleras, cansadas, con tendencia a engordar y estreñimiento puede indicarnos una tiroides poco funcionante aunque las analíticas de sangre salgan bien.

Una forma fácil de estimular el metabolismo e iniciar una perdida de peso es controlar y regular el estreñimiento.

Un truco: prueba tomar dos cucharadas soperas de semillas de lino remojadas en agua cada mañana en ayunas, con agua tibia y limón.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

limpiar formularioPublicar comentario